Ayuntamiento

Alumnos del IES Diego Tortosa investigan la ruta de los inventores ciezanos

Cieza.es | 24 de mayo de 2022 a las 12:06

El jueves 19 de mayo los alumnos de 1º ESO de Refuerzo Lingüístico, con sus profesoras María Parra y Lidia Ferrer, y alumnos de 1º ESO de Investigación, con su profesor Pascual Santos, recorrieron algunos puntos clave de la ruta de los inventores ciezanos, que Manuela Caballero y Pascual Santos investigan desde hace veinte años con numerosas publicaciones en la revista Andelma del Centro de Estudios Históricos Fray Pasqual Salmerón, libros y congresos de Historia de la Ciencia y la Tecnología.

En esta ocasión el profesor Santos explicó a los alumnos la historia del industrial e inventor José García Silvestre y sus inventos para mejorar el majado y rastrillado del esparto y los inventos para que los niños 'menaores' pudieran ir a la escuela. Delante de la que fue su casa, que todavía se conserva en el Paseo, reivindicó la figura de este empresario y la de cuatro inventores más asociados a esa industria. A saber: Mariano Camacho Carrasco, su consuegro, que patentó una máquina para majar y rastrillar, su sobrino Amador Lorenzo García y su yerno Mariano Camacho Blaya, casado con su hija Clara García, con varias patentes los dos tras morir José García en 1932 y también su esposa Francisca García con la patente del embrague que permitía a los hiladores trabajar sin el apoyo de un niño que moviera la rueda de hilar.

Después se dirigieron a donde estuvo el 'Garage Inglés', propiedad de Bernardo H. Brunton, ingeniero londinense que vino en 1896 a instalar la primera fábrica de luz situada en el Menjú y que se casó y afincó en Cieza. Aquí patentó sus siete inventos, entre ellos el Autocajero, predecesor de los modernos cajeros automáticos en coautoría con el industrial Luis Anaya Amorós en 1913 y que ahora se expone en Cartagena en la exposición itinerante: Huellas de la europeización en la Región de Murcia.

Este último inventor e industrial patentó cinco inventos relacionados con procedimientos para poder hilar y tejer el esparto lo más fino posible, pues su industria se dedicaba a fabricar tejidos de esparto para todo tipo de envases, sobre todo sacos. El profesor explicó justo delante de la casa de la Plaza de España, construida por el industrial, como gracias a sus viajes al Reino Unido pudo encontrar la maquinaria necesaria para hilar y tejer el esparto, aunque tuviera que adaptarla a las diferentes características de esta fibra.

Los alumnos volvieron a sus clases donde realizarán actividades sobre estos y otros inventores ciezanos, además de otras actividades para el estudio del patrimonio industrial de Cieza, que les ayudarán a conocer mejor la historia, la tecnología y la sociedad de la ciudad en la que viven y con sus trabajos y exposiciones difundirán su patrimonio cultural.