Ayuntamiento

Juan Fernández Saorín, cazador de sueños en Ámbito Cultural de Murcia

Cieza.es | 21 de enero de 2021 a las 19:34

La lluvia esparce espejos sobre Cieza y el hábil lacero, obturador en ristre, aguarda con paciencia en plazas y rincones, a ras de suelo, para dar rienda suelta a su actividad cinegética. ¿El resultado?: la extensión de simetrías de agua que el fotógrafo Juan Fernández Saorín exhibe en la sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Murcia hasta el 9 de febrero y que tuvieron su génesis en la exposición que lucieran las casas andalusíes del Museo Siyâsa en aquel, ya lejano, cuento de otoño en noviembre de 2018.

Didi Hubermas, citada por Leticia Rigat de la Universidad de Rosario, explica que "siempre, ante la imagen, estamos ante el tiempo", asegurando que, ante una imagen -tan antigua como sea- el presente no cesa jamás de reconfigurarse... "Ante una imagen -tan reciente, tan contemporánea como sea- el pasado no cesa nunca de reconfigurarse, dado que esta imagen solo deviene pensable en una construcción de la memoria cuando no de la obsesión". Y Juan Fernández Saorín, en sus fotografías, revela charcos que reflejan el presente de escenas orográficas y urbanas de su ciudad natal, empero, al mismo tiempo, propenden hacia una obsesión intemporal, la de construir una fantasía de calles y plazas inventadas por la imaginación a través de la perspectiva visual opuesta, inmanente a los espejos acuáticos paridos por su cámara.

El fotógrafo exterioriza en su colección 'Cieza: Simetrías efímeras' la realidad paralela de una urbe a través del reflejo de sus espacios en el agua derramada por la lluvia en avenidas, glorietas, parques, en sus huertos preñados de flores y veredas crepusculares.

"Quiero suscitar con mis instantáneas la visión paralela o la fantasía de esa otra Cieza revelada por los charcos, desconocida, secreta y fascinante, onírica y hasta mística en algunos momentos", comenta Fernández Saorín.

Cualquier persona que conozca bien la villa, que se sepa de memoria su configuración urbana y paisajística, puede llegar a experimentar un vértigo evidente cuando contempla estas imágenes de las que aflora la sorpresa de un lugar, a través del espejo líquido, desconocido. Es como el renacimiento de una Cieza, olvidada en el subconsciente, no asumida aún por los ojos de los propios oriundos, a la que arribamos franqueando el azogue de oxígeno e hidrógeno de una superficie hídrica igual que Alicia traspasó el espejo en la novela de Lewis Carroll.

La exposición ha conseguido introducirse por méritos propios, y a pesar de los tiempos que nos fustigan, en un escaparate VIP que supondrá un salto crucial para el nombre y la obra de Juan Fernández Saorín a la esfera artística regional. Ámbito Cultural de Murcia acogía hace unos días la inauguración de la muestra con la presencia del autor y la intervención de José Antonio Vergara Parra, exalcalde de Cieza, como maestro de ceremonias.

En definitiva, una colección de ventanas desplegadas sobre papel en las que el ojo del espectador enhebra la imagen de una verdad a la de un sueño y con las que el fotógrafo hace sólida la teoría que planteara Roland Barthes en la sesión del 17 de febrero de 1979 en el Collège de France acerca de que "el espejo funciona en un determinado momento de la vida de un ser humano como un fenómeno-umbral", el pórtico a una Cieza inexplorada.


[EN]Galería multimedia