Ayuntamiento

Mari Carmen Ruiz Bernal concluye su tetralogía en torno a los cuatro elementos clásicos con un enfoque intimista

Cieza.es | 11 de octubre de 2020 a las 11:13

Para la escritora y poeta ciezana Mari Carmen Ruiz Bernal, la naturaleza es una mesa de trabajo a cielo abierto, un lugar para la inspiración, creación y meditación. La emplea como guía en su escritura para sus poemarios. 'Para Elisa (fuego)' y 'A manos de la tierra' son las dos últimas entregas de una tetralogía que ha girado en torno a los cuatro elementos clásicos griegos: aire, agua, fuego y tierra. La autora sigue agrandando su obra con una poesía densa, compleja, de estirpe simbolista, pero no ajena a sus sentimientos más íntimos como persona. Una vez más la terraza de la Biblioteca Municipal Padre Salmerón sirve de lugar de encuentro para la literatura en tiempos de pandemia.

Los dos nuevos y esperados poemarios de Ruiz lo son sobre el fuego y la tierra. Como si la naturaleza, que todavía es una fuerza viva, y al mismo tiempo espiritual, reapareciera. "A mi modo de ver, son mis dos nuevas criaturas, unos hijos que nacen del corazón. Sin embargo, Elisa, que me acompaña esta noche en la presentación, es la gran artífice de todo esto, con su sapiencia y mano izquierda, en calidad de prologuista, fotógrafa e ilustradora. Sus ilustraciones son puro romanticismo. Es un trabajo que expresa el amor que nos une". Para ello construye unos textos líricos que avanzan emoción adentro, en los que estalla y asombra por todas partes.

A propósito del conjunto de poemas 'Para Elisa (fuego)' dice su autora que está dedicado a su pareja, una palabra poética sobre la que gravita un amor profundo. "Los versos fueron manuscritos por ella mientras yo iba creándolos. El fuego significa pasión, belleza, en definitiva, todo lo que significa para mi", comenta esta mujer independiente y decidida. Los poemas, amorosos y explícitamente autobiográficos, tienen todo el aspecto de un desahogo que busca paz y liberación. En palabras suyas, "conocerla ha sido crucial porque me ha ayudado a superar muchos obstáculos. Quien sea sensible entenderá mi libro que está dedicado a mi pareja y a los voluntarios de la Asamblea Local de Cruz Roja", explica.

'A manos de la tierra', título de la segunda obra presentada, da paso a una recopilación de poemas inéditos, una serie de reflexiones sobre la vida, los miedos y las dudas. Claro que también meditan sobre lo que la autora denomina "realidades humanas, mis propias realidades". Mediante su estilo marcadamente personal, la poeta ciezana canta a su propia naturaleza indómita. "Siguiendo mi línea, me destapo y digo cosas que debiera haberlas dicho antes. Es una obra extensa en contenido, una literatura modelada con forma de sentimientos". La conclusión de la tetralogía en torno a los cuatro elementos clásicos griegos es la historia de un deseo hecho realidad.